Diáconos

El trabajo de los diáconos en la Iglesia Primitiva es visto como una de las más nobles e importantes tareas que un miembro de la iglesia puede desempeñar.

Los hombres que acabaron siendo conocidos como los siete diáconos de la Iglesia Apostólica fueron escogidos y ordenados para atender los trabajos de la iglesia (ver Hech. 6:1-8). Sus calificaciones, ligeramente menos exigentes
que las de los ancianos, están mencionadas en 1 Timoteo 3:8 al 13.

Funciones Específicas:

  1. Visitar a los miembros en sus hogares.
  2. Velar continuamente por la reverencia en la casa de Dios.
  3. Participar en la limpieza del templo, de sus anexos y alrededores.